Entradas

Yo sí me acuerdo del que salió segundo

Imagen
Han intentado hacernos creer durante las últimas décadas que, si no salís campeón, no servís. Sos un fracaso. Sin importar ningún tipo de contexto ni valor deportivo o institucional.

Se lo han creído hinchas, periodistas, deportistas y dirigentes. “Ganen o mueran”; “ese nunca ganó nada, no existe”; “del segundo no se acuerda nadie” y “el subcampeón es el mejor de los perdedores”.

Entonces que alguien le explique a los uruguayos que salieron cuartos en Sudáfrica 2010 que el recibimiento multitudinario en Montevideo fue un error. Y salieron cuartos.

Entonces los argentinos deberíamos pedir perdón por recibir como héroes a las selecciones subcampeonas en 1990 y 2014. La última medalla de plata en Brasil, inmejorable excusa para los ridículos y despiadados detractores de Lionel Messi, que adujeron y aducen que el rosarino “es pecho frío, no como El Diego”, que también perdió una final del mundo.

“Pero en México ganó”. ¿Acaso eso significa que nunca perdió un partido decisivo? Lo hizo, pe…

Los colores lo tapan todo

Imagen
Ya no importa lo que pase, lo más importante es ganar el domingo. Hay que alentar a los jugadores, salir campeón y el entorno no importa. Nada más importa.
Es la hinchada, el folklore pésimamente entendido eso es todo, aunque algún desquiciado, antes estigmatizado como habitué de la popular, pero hoy popular en cualquier sector de cualquier estadio, lastime, escupa o denigre a un hincha o jugador rival. Solamente porque es rival.
Aunque un jugador del propio equipo sea violento con una mujer. Violencia de género. No reconozca hijos o cualquier otro tipo de conducto despreciable. Casi siempre, demasiado cerca del siempre, será justificado con alguna excusa de parte de un adulto como “esa mina quiere prensa y guita” y, lamentablemente repetida por su hijo, avalado por su padre. En televisión. Y festejado por el cronista.
Ya nada importa. Si roba, mata, viola, golpea. Los colores lo tapan todo. El otro tuvo la culpa porque quiere fama y plata. El nuestro será juzgado por lo que hace dentro …

Adiós, Dinho

Imagen
Ronaldinho anunció su retiro del fútbol profesional. Lo despide Lionel Messi. No hace falta agregar nada más.

Cerró El Gráfico, la escuela

Imagen
"Si estudiaras para el colegio como estudias ElGráfico , tendrías 10 en todas las materias", me decía mi mamá.

"La primera palabra que se me ocurre al pensar en El Gráfico es 'escuela'", dice el periodista Daniel Arcucci, quien allí comenzó a forjar su carrera profesional como periodista y hasta como biógrafo de Diego Maradona.

"Con El Gráfico aprendí a leer, a escribir, me decidí a ser periodista", escribieron tantos otros colegas.

Andrés Burgo destaca que Rusia 2018 será la primera Copa del Mundo sin la revista El Gráfico, que estaba próxima a cumplir 99 años, que estaba próxima a ser centenaria.

Otros tantos colegas que se quedan sin trabajo. De un segundo para el otro. Otro capítulo de esta novela espantosa que viven los medios de comunicación con los cierres y despidos como asquerosos protagonistas en una, ojalá fuera ficción, en la que parecen ganar los malos irremediablemente.

Yo me peleaba con mi hermano para ver quién la leía primero los marte…

El fútbol es pornográfico

Imagen
Pornográfico. No cabe otro adjetivo. Posiblemente obsceno. Pero no sale de ahí. Los mercados de pases de verano e invierno lo demuestran cada año y cada vez más. Ya no tiene sentido ni razón de ser, por ejemplo, leer que el Real Madrid está dispuesto a pagar 400 millones de euros por Neymar. Un futbolista, tan sólo un futbolista. Un tipo que es brillante jugando al fútbol, pero es tan sólo un futbolista.
Un futbolista equivale a la tercera parte del PBI de la República Centroafricana, uno de los cinco países más pobres del mundo. Una catorceava parte del PBI de Somalia en 2015, el país más pobre del Planeta. La mitad de lo que el gobierno español destina para políticas de comercio, turismo y pymes.
Philippe Coutinho, brasileño como Neymar, le costó al Barcelona 160 millones de euros. Pero tasó su cláusula de recisión en 400 millones. River, uno de los dos equipos más ricos de la Argentina lleva gastados cerca de 20 millones en dos jugadores y se habla de un exceso en las erogaciones pa…

Odio las fiestas, Sampaoli también

Imagen
Detesto los último diez o quince días del año. Me ponen de pésimo humor, en sintonía con el resto de los porteños con los que comparto ciudad e insoportable calor.
“Todos quieren hacer en dos días lo que no hicieron en un año”, me dice mi viejo, con quien compartimos el odio a esta época del año. “Todos a las puteadas de mal humor. Insoportable”, agrega.
Para Jorge Sampaoli, entrenador del seleccionado argentino de fútbol, una fiesta única, particular, esperada y deseada durante sólo él sabe cuánto tiempo, también será una que, como mínimo, recuerde con sabor agridulce por lo menos mientras tenga exposición pública por ocupar el cargo que ocupa. En otro, tal vez también.
Es que el hecho espantoso que protagonizó tras la fiesta de casamiento de su hija lo marcó. Lo mandó a la hoguera, no importa lo que pase luego. Si pide disculpas o no. Igualmente parecen no alcanzar para quienes lo lapidan; si sale campeón del mundo jugando mejor que el Brasil del 70 o se autoflagela tratando de enmend…