Entradas

Hace 15 años, la literatura deportiva pateó Al Arco

Imagen
Hay bichos que entran a las librerías y esquivan los best sellers, los libros de autoayuda, los de política, las guías turísticas, las novelas románticas y los clásicos de la literatura universal. No lo hacen siempre. Lo hacen cada tanto. Pero lo hacen.
Lo hacen porque su objetivo es otro. Su hambre, su deseo, pasa por otro lado. Pasa por un manjar que no tiene muchos años a la luz. La literatura deportiva. Los libros sobre y de fútbol, sobre y de deportes. Cuentos, biografías, ensayos e investigaciones sobre diferentes fenómenos que generan el deporte más popular del mundo y otros. El menú, las variedades son infinitas.
Hace 15 años dos periodistas, Julio Boccalatte y Marcos González Cezer, fundaron la primera editorial independiente de literatura deportiva, Ediciones Al Arco. Un tiro que las grandes editoriales, en ese momento, no vieron pasar ni cerca, como cuando el delantero fusila al arquero y este se queda estático, sin entender lo que ocurrió.
El puntapié inicial fue en el mític…

Estúpidas comparaciones

Imagen
Maradona fue mejor que Messi, pero peor que Pelé y parejo con Cruff y al mismo nivel que Distéfano, que era mejor delantero que Cristiano Ronaldo, que nunca llegará a ser como Bernabé Ferreyra y ni hablar de Garrincha, que gambeteaba infinitas veces mejor que Neymar, pero sus centros no eran ni comparables a los de Bale, incomparable si se mete a Iniesta en la discusión.

El presidente argentino, Mauricio Macri, entrevistado por la cadena rusa RT, durante su visita oficial a Moscú, dijo que le gusta más Lionel Messi que Diego Maradona “por la continuidad, la cantidad de goles”.

“Aparte, el fútbol siempre evoluciona. La velocidad de los jugadores es otra", agregó.

Tras un retweet al posteo de RT con las declaraciones del mandatario argentino, no tardó en llegar la siempre valiosa reflexión de un periodista de fuste como Guillermo Blanco.

“¿La velocidad de los jugadores es otra? El tema es la velocidad futbolística. Maradona tardó una vida para el cronómetro en el gol a los inglese…

Yo sí me acuerdo del que salió segundo

Imagen
Han intentado hacernos creer durante las últimas décadas que, si no salís campeón, no servís. Sos un fracaso. Sin importar ningún tipo de contexto ni valor deportivo o institucional.

Se lo han creído hinchas, periodistas, deportistas y dirigentes. “Ganen o mueran”; “ese nunca ganó nada, no existe”; “del segundo no se acuerda nadie” y “el subcampeón es el mejor de los perdedores”.

Entonces que alguien le explique a los uruguayos que salieron cuartos en Sudáfrica 2010 que el recibimiento multitudinario en Montevideo fue un error. Y salieron cuartos.

Entonces los argentinos deberíamos pedir perdón por recibir como héroes a las selecciones subcampeonas en 1990 y 2014. La última medalla de plata en Brasil, inmejorable excusa para los ridículos y despiadados detractores de Lionel Messi, que adujeron y aducen que el rosarino “es pecho frío, no como El Diego”, que también perdió una final del mundo.

“Pero en México ganó”. ¿Acaso eso significa que nunca perdió un partido decisivo? Lo hizo, pe…

Los colores lo tapan todo

Imagen
Ya no importa lo que pase, lo más importante es ganar el domingo. Hay que alentar a los jugadores, salir campeón y el entorno no importa. Nada más importa.
Es la hinchada, el folklore pésimamente entendido eso es todo, aunque algún desquiciado, antes estigmatizado como habitué de la popular, pero hoy popular en cualquier sector de cualquier estadio, lastime, escupa o denigre a un hincha o jugador rival. Solamente porque es rival.
Aunque un jugador del propio equipo sea violento con una mujer. Violencia de género. No reconozca hijos o cualquier otro tipo de conducto despreciable. Casi siempre, demasiado cerca del siempre, será justificado con alguna excusa de parte de un adulto como “esa mina quiere prensa y guita” y, lamentablemente repetida por su hijo, avalado por su padre. En televisión. Y festejado por el cronista.
Ya nada importa. Si roba, mata, viola, golpea. Los colores lo tapan todo. El otro tuvo la culpa porque quiere fama y plata. El nuestro será juzgado por lo que hace dentro …